Volver a los detalles del artículo ¿Realmente invertimos en conservar las áreas protegidas? El modelo de conservación setenta/treinta en Argentina